Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 

LA BELDAD DE LOS OJOS DE ZORAIDA

Relato

 

Zoraida, viene a la vida, fruto del amor de un matrimonio de estadía de clase media, padres de cuatro hermosas niñas.

Concibe el matrimonio, formado por Blanca y Amador, un nuevo hijo, deseando ardientemente, sea en esta ocasión un niño, un hermano para sus cuatro hijas.

Ven sus anhelos truncados, al nacer otra niña, que la bautizan con el nombre de Zoraida, decidiendo ya el matrimonio no ampliar en más miembros la familia, quedándose Blanca y Amador con cinco niñas, y la resignación de no poder lograr tener un hijo varón en su familia numerosa.

Zoraida, al igual que sus hermanas, nace muy hermosa, mas, la diferencian de las cuatro, sus hermosísimos ojos, ojos que al mirarla, dan la impresión , de que Dios se puso a pintárselos con sus propias Manos.

Niña de piel morena, cabello negro, grandes ojos de color verde, largas pestañas curvadas. Es pues Zoraida , dueña de una mirada muy encantadora.

Crece Zoraida en la armonía de la familia, niña cariñosa y bulliciosa, mimada por sus cuatro hermanas, por sus padres , niña inquieta, tan pronto está jugando con una de sus muchas muñecas, cómo cambiando de idea, corretea por las habitaciones del hogar, curioseando por todas ellas. Por lo que saliendo su madre de compras, en las cuales no pueda ella estar muy pendiente de las inquietudes de Zoraida, suele dejarla al cuidado de sus dos hijas mayores, que no teniendo ambas muchos deberes escolares , salen con Zoraida por el barrio a pasear, y a jugar con ella para así entretenerla.

Un día, viernes a la tarde, día como otros tantos, su madre debe de salir a hacer unas compras para el hogar, compras que requieren ser valoradas antes de pagar la cantidad fijada ,por ser elevada, por lo que decide dejar a Zoraida al cuidado de sus dos hijas mayores, ya que las otras dos menores, decidieron en ir a una casa vecina, donde reside una de sus mejores amigas, para elaborar un trabajo manual escolar, y presentarlo luego conjuntamente.

Se aleja la madre , no sin antes despedirse de sus hijas con un tierno beso, como ella suele hacer. Zoraida con tres años de edad, se va a su habitación a jugar con sus muñecas,

Sus dos hermanas mayores, se dedican a sus tareas escolares para la venidera semana presentarlos, yendo de cuándo en cuándo, a mirar que está haciendo Zoraida, por estar ella callada , y cuándo eso se da en Zoraida, suele ser casi siempre, por estar haciendo una travesura de las suyas.

Mas, en esta ocasión, está Zoraida muy entretenida, vistiendo a sus muñecas preferidas, poniendo y quitando vestidos, zapatos, pelucas. Se alejan silentemente las dos hermanas, dejándola ensimismada en su cándida tarea.

Suena el timbre, sale a abrir la puerta una de las hermanas, hallándose con una amiga de ellas dos, que viene a consultar con ellas, una duda que tiene con los deberes escolares.

Se acerca Zoraida a la puerta, para ver quien timbró, es Zoraida abrazada y mimada por la niña amiga , asida de su mano, se adentran las tres en el hogar, yendo hacia la habitación donde sigue la otra hermana en su labor.

Allí están las cuatro un ratito de tiempo, ya que Zoraida decide alejarse de ellas diciendo que se va a su habitación a jugar, sus dos hermanas le dan su parabién, y siguen con la tarea de ver si poder ayudar a la niña amiga en sus dudas. Absortas en la tarea , se olvidan de ir de cuándo en cuándo a la vera de Zoraida, Zoraida aburrida de jugar con sus muñecas, en cambiarles de ropa , calzados, y cabellos, decide irse a una habitación en la que su madre tiene una máquina de mano de coser en la que con su mano derecha gira la rueda de la que sale una manivela para girarla , con la mano izquierda va sujetando la prenda a coser , tal y como se hacia en tiempos antiguos , siendo dicha máquina para Blanca cariño , y reliquia por ser de las primeras máquinas de coser en la Comunidad de Galicia, estando sobre una pequeña y bonita mesa de madera, heredada de su fallecida madre, antiquísima máquina, por pertenecer ella a su abuela materna, que en sus tiempos de vigor, se iba con la máquina en la cabeza para ganarse el pan de cada día , a coser a los hogares donde era ella requerida como costurera, elaborando por unos días , siendo a veces semanas, la ropa para toda la familia del hogar. En la mesa, y al lado de la máquina, hay un cestito de mimbre con hilos, agujas y una tijera.

La habitación, por norma, una vez que la madre sale de ella, la cierra con llave, para que Zoraida no se aloje en ella y no sufra ningún riesgo. En esta ocasión , en este viernes , se le ha olvidado a la madre , así como a sus dos hijas mayores, de cerrar con llave la habitación de costura. Zoraida abre la puerta , se adentra en la habitación, coge el cestito para curiosear en el, le llama poderosamente la atención las plateadas tijeras , tijeras afiladas , propias de modista. Asemejando a su madre, comienza por cortar una pequeña tela que está posada sobre la bonita mesa, sumamente contenta al ver que la tijera, corta bien con sus dos ingeles manos, sigue cortando en la tela de color azul. La tijera guiada por sus manos, va cortando la tela , al tiempo que va dejándola inservible. Sus hermanas, ante el silencio de Zoraida, la llaman desde la habitación donde se hallan, para que se allegue a la vera de ellas.

Zoraida responde a la llamada de sus hermanas. En su alegría , con la tijera, en sus ingeles manos , acude corriendo hacia sus hermanas y amiga.

En su alegre carrera, sus pies tropiezan con la regia alfombra del pasillo, cayendo sobre ella, clavándosele la tijera de lleno en el ojo derecho.

Zoraida grita de muy sentido dolor, quedándose sin sentido, sus hermanas sumamente asustadas, seguidas de la amiga, acuden hacia ella corriendo, la levantan del suelo, le quitan la ensangrentada tijera, al quitársela, le queda el ojo colgado de la cuenca, tiñéndolo la inmensa hemorragia. Sus dos hermanas , armándose de coraje, con Zoraida en sus brazos, tentan de frenar con paños y toallas la hemorragia, no lo consiguen y lloran de impotencia. La niña amiga, sale corriendo a pedir ayuda a la vecina donde están las otras dos hermanas de Zoraida, los padres de la amiga, salen a socorrer a Zoraida, llevándola en su coche junto con sus tres hermanas , la llevan al hospital, tan pronto llegar, es Zoraida llevada al quirófano, para ser intervenida urgentemente.

Regresa Blanca al hogar con las compras ya realizadas, sin salir del coche ve a la cuarta de sus hijas muy compungida , acompañada de amigos/as vecinos, la niña llora, y en su llanto no logra contarle lo ocurrido a su madre , los vecinos le cuentan la gran tragedia acaecida en el hogar con su hija Zoraida.

Blanca sumamente desesperada aloja a su hija en su coche, y coge ruta hacia el hospital, tan pronto llegan, le cuenta el matrimonio vecino, cómo ocurrió el fatal accidente.

Llora blanca desesperadamente, al igual que sus cuatro hijas, que se sienten muy malpocadas, así como el matrimonio amigo, amigos, que sumamente afectados, hacen todo lo posible por consolarla, mientras Zoraida sigue siendo intervenida por los doctores en el quirófano.

Regresa Amador de su trabajo, disponiéndose a alojarse en su armonioso hogar, un vecino que lo espera, lo retiene para contarle todo lo trágicamente ocurrido, en su dolor , siente Amador que se marea, su amigo y vecino , lo lleva en su coche hacia el hospital, al llegar, se encuentra a su esposa e hijas llorando, Zoraida ya ha sido operada, está en la sala de unidad de cuidados intensivos.

Los doctores cirujanos, informan a los desolados padres, que nada se pudo hacer para recuperar su ojo, ya que con la tijera lo había hendido del todo, que le quedará la cuenca del ojo vacía.

Momento sumamente desolador, terrible para ser admitido en el corazón tan impiamente destrozado, inexorable se hace, hacerse a la idea, de que Zoraida quedará de por vida sin la visión de un ojo. Amador, su padre, adopta una decisión al momento, dirigiéndose a los doctores cirujanos, les pide que lo operen a el , extirpándole uno de sus ojos , para implantárselo en la cuenca vacía de Zoraida, proposición rechazada al momento por los doctores, Amador insiste una y otra vez, los doctores, rechazan su propuesta, argumentando que no se puede desnudar a un cuerpo para vestir a otro. Amador sigue implorando, con las mejillas húmedas de sentidas lágrimas de desesperación , los doctores le aconsejan que desista de su empeño y acepte la realidad tal como es de sevicia.

Blanca , su amada esposa, que lo ama con la pura fuerza de su corazón, se ve sorprendida por su decisión , por la nobleza y grandeza de su cariño por sus hijas, siente una muy magna tristeza por Zoraida, gemela tristeza por ver a su marido sin un ojo, en el caso de que los doctores le acepten su propuesta, por proponerla llorando, se siente Blanca muy desgraciada y al tiempo afortunada, muy infausta paradoja se da en ella , sabía que su marido era todo bondad , pero no hasta el extremo de inmolar su vista, para así ayudar a Zoraida a recuperar su imagen y visión total.

Zoraida es dada de alta en el hospital, la niña arropada en cariño , no tarda en adaptarse a vivir con la visión de un sólo ojo, siguiendo su vida su curso de armonía para ella , no así para la familia, haciéndose muy doloroso, verle su cara manida . Amador su padre , sigue su lucha interna por lograr encontrar a un cirujano dispuesto a llevar a cabo su gran anhelo. Pasan dos años y no lo consigue, no sabe a donde dirigirse para seguir con su afán , y se da por vencido, tira la toalla, y ahí , derrotado en su gran afanosa lucha interna , para poder mitigar su magno dolor, de ver a su hija , sin la vista de su ojo , se da a la bebida. Llega Amador a casa borracho, una borrachera alegre, en la que el se siente feliz, Amador , en su mundo de mentira por el forjado , no aldraja ni a la familia ni a vecinos, se muestra muy risueño, hablando más de las veces de tonterías, se trueca pues Amador, en una marioneta de la vida, destrozando sus órganos vitales con el excesivo alcohol que ingiere diariamente.

Dando amador muy bajo rendimiento, es despedido de la fábrica de embutidos donde el trabaja desde joven, pasando así a trabajar su esposa de empleada del hogar, desarrollando labores diariamente en tres hogares, para así ir cubriendo los gastos de la familia, suprimiendo muchos de ellos que venían teniendo, pasando a llevar estadía pobre, para que las niñas puedan llegar hasta el bachillerato y poder acceder a algún puesto de trabajo sin sufrir humillaciones por la falta de formación , para Blanca, la formación cultural tiene suma importancia , por ello no escatima esfuerzos de su cuerpo a favor de sus hijas , por su creencia de que viven en un mundo, en el que es más valorada la cultura en un hombre, que en una mujer, en igualdad de conocimientos doctos .

Blanca no le recrimina en ningún momento a Amador, su costumbre adoptada, la falta de coraje para afrontar la desgraciada realidad , lo comprende y acepta su decisión de escudarse en su vida tan impía para el , como lo es la real, siguiendo a ser Amador como lo era , sumamente querido por ella y por sus hijas.

Pasan los años , Zoraida se forja en una mujercita, usa gafas oscuras, mirándose al espejo no se gusta, mira a sus hermanas y siente envidia de sus ojos, sus hermanas le comentan una y otra vez, siempre que suelen hablar de su desgracia, de la inmolación a la que se quería someter el padre, para que así recuperase su imagen y visión total, no cree Zoraida a sus hermanas, ve a su padre así , ebrio día a día, falto en tomar decisiones, no cree Zoraida nada de lo que le dicen sus hermanas, siente que al mirarlo que no lo quiere, lo respeta pero no le tiene cariño , no siente Zoraida cariño, ni por ella misma, ni por su familia, es una joven de trato muy difícil, por lo que sus amistades vienen siendo así como lo es ella, de maneras raras de ser, excepto para una amiga , hija de amigos de sus padres , que poco a poco se fue ganando su confianza y a élla recurre cuándo se siente atribulada, no lo hace con su madre , por que aún respetándola , siente que no la quiere. Pide a su madre le compre lo que ella desea, su madre siempre le satisface sus deseos, con el fin de lograr verla afable y feliz, y como dulce madre que es, escucharla para poder aconsejarla, sin embargo ese lugar lo ocupa su amiga del alma, amiga cinco años de edad más mayor que ella.

Amador, su padre, fallece víctima de cáncer de pulmón, sus cuatro hijas lo lloran desconsoladamente, no así Zoraida, que lo vela, y velando su cuerpo yaciente , no derrama ni una sola lágrima por él , su esposa, en su desolación , destrozada, lo llora muy acongojada, mas, la vida sigue, y ella se arma de suma voluntad para salir adelante con sus cinco hijas.

Discurre el tiempo, y tres de sus hijas, logran aprobar el bachillerato , se casan y forman su propia familia, siguen pues en el hogar , con ella, la cuarta de las hijas y Zoraida.

Zoraida que cursa sus estudios en el instituto, se enamora apasionadamente de un hombre casado, cuatro años de edad mayor que ella, siendo padre de un niño, fruto de su matrimonio, lleva Zoraida esta relación amorosa, a espaldas de su madre y de sus hermanas, ya que de saberlo su madre, se lo prohibiría tajantemente, aunque le viene consintiendo y satisfaciendo todo cuento ella le pide , ahí en ese tema, se verían enfrentadas , por Blanca considerar la unión matrimonial como sublime e empírea . Zoraida sumamente enamorada , pasea asida de la mano de su novio, por calles lejanas de donde ambos residen , calles que suelen estar solitarias al atardecer. Así como en el coche de su novio, que se van a lugares no frecuentados para hacer el amor, y en ese acto, sentirse la dueña del amor de su corazón.

Durante una larga temporada , asemeja Zoraida haber encontrado su equilibrio personal, mostrándose alegre e incluso afable, hecho insólito en ella , que venía siendo muy arisca con todos.

Zoraida, a diferencia de sus hermanas, que son delgadas y elegantes, ella, por no quererse a sí misma, por la falta de su autoestima ya desde su adolescencia, por alimentarse de chucheríasmuy en contra de los deseos de su madre, pero que se los acepta y se los cumple, es gruesa, así como vulgar en su modo de vestir, viste siempre ropa demasiado floja, asemejando más gruesa de lo que ya es , viste vestidos nada agraciados y llamativos por su fealdad.

Zoraida engaña a su madre, pidiendo permiso para ir de vacaciones con amigas (vacaciones que disfrutaba con ellas antes de conocer a su novio) , para estar con su novio, su madre la cree, le da su parabién para disfrutar de las vacaciones, así como dinero para sus gastos personales.

Transcurre el tiempo, Zoraida cae en estado de buenaesperanza, sabido su novio de la gestación, se muestra malhumorado, no quiere abandonar a su esposa e hijo, ni tampoco abandonarla a ella, no quiere a ese niño que lleva Zoraida en su seno, por lo que le propone a Zoraida que aborte el feto, mas, no sabe que camino coger para liberarse de la responsabilidad de ser nuevamente padre.

Zoraida sigue el curso de su embarazo sin que su madre y hermanas se dean cuenta de ello.

Llega al sexto mes del embarazo, su novio sigue sin querer a ese hijo que viene, Zoraida no se atreve a decírselo a su madre, en su confusión, se dirige a la casa de su amiga tan querida por ella, allí, en el hogar de su amiga, abre Zoraida las puertas de su alma, le comenta en el estado en que se encuentra, el difícil momento por el que está pasando y que no desea abortar a su hijo, pero que debe de hacerlo, y no sabe cómo hacer para llevarlo a cabo. Su amiga le comenta, que en una reunión de amigas y amigos, había oído hablar de una señora en tono despectivo, y que por lo que había oído reside no muy lejos de su hogar, que se dedica a provocar el aborto a mujeres que se ven en gemelas circunstancias, o bien , son ellas las que no desean a su feto yendo a requerir sus servicios. Zoraida en ese momento, se da cuenta de quien la está hablando , conoce a esa señora de la que le habla su amiga ya que la tiene visto hablar con su madre, encontrándose ambas en la calle , aunque su madre nunca le había dicho a que labor se dedicaba esta señora, jamás le comentaba nada sobre élla.

Su amiga, se da cuenta al momento de la ligereza de sus palabras, y dentro de su ser se siente tremendamente asustada , por lo que tan pronto Zoraida se aleja de su lado, telefonea a Blanca. Fingiendo una voz muy diferente a la suya, le dice que esté pendiente de Zoraida, ya que está por tomar una decisión muy drástica . Blanca no logra entender esas confusas palabras. Llegando Zoraida al hogar, le comenta que recibió una llamada que nada logró entender, pero que si percibió que la nombraban a ella , le pregunta si algo ocurre con ella, Zoraida le responde , que en su vida todo es normal como viene siendo, que nada la altera, su madre la cree y pasa a ser para Blanca, una llamada equivocada, un hecho sin ninguna trascendencia. Unas horas después, Zoraida se dirige al hogar de su amiga, y allí le dice en tono alto y amenazante: ¡¡¡ no le digas a mi madre nada de lo que te dije, si lo haces, yo me suicido!!!, ¡¡¡fíjate bien de lo que te estoy diciendo , yo me suicido!!!. Su amiga nada dice, mas, se muere de ganas por poder decirle a Blanca lo que está ocurriendo, no lo hace por temor a la reacción de Zoraida, en la soledad de su hogar, llora amargamente por no pensar el calibre de sus palabras dichas, fruto del rumor escuchado, por la falta de mesura al hablarle , para evitar ese fatal desenlace en la vida que se genera en el seno de Zoraida.

Zoraida le comenta lo dicho por su amiga a su novio, su novio, para lograr el dinero para pagar a la señora, para provocarle el aborto a Zoraida, se lo pide prestado a uno de sus mejores amigos, ya que así, su esposa no se enterará, y podrá seguir conviviendo con ella y su hijo.

Su amigo le presta seis mil euros, que es la cantidad que la señora pide por su trabajo, cantidad que le entrega a Zoraida , pues reniega de ir con ella hacia ese hogar, bajo ningún concepto quiere conocer a la señora que va a matar a su hijo por el no deseado. Para someterse a todo ello , Zoraida, cómo suele hacer , pide a su madre permiso, para irse dos semanas de vacaciones a Madrid con unas amigas, nuevamente su madre la cree, dándole su parabién y dinero para el viaje y la estancia.

Ignorando por completo, que Zoraida estará a tres kilómetros distantes de su hogar, y en las manos de la señora que ella conoce y trata, repudiándola en silencio, por el labor al que la señora se dedica, siendo para Blanca de lo más impiamente inmundo.

Zoraida sale de su hogar alegremente, como si se fuese realmente de viaje, con su maleta y dinero para billete y estancia , se despide de su madre con un tierno beso, hecho que emociona a su madre, por no ser habitual tales hechuras con ella, se aleja Zoraida , yéndose al hogar de la señora que su amiga le había dicho. Alojada en el hogar de dicha señora, en el segundo día de estancia, le dice a Zoraida que se siente en el water , y ahí, le provoca el aborto, una vez abortado el feto , Zoraida le pide que se lo deje llevar a su habitación , la señora accede, Zoraida posa al niño sobre su cama, lo posa sobre algodones, el niño que tiene un gran parecido a su padre, gime muy suavemente , su cordón umbilical está sin atar por orden de la señora, el niño se va desangrando , Zoraida llorando, le echa sobre su inerme cuerpo, polvos de talco, dados por la señora para que así el niño se asfixiase con las partículas, Zoraida creyendo que son para aliviar la agonía del niño, llorando, cubre su cuerpecito con polvos de talco. Siente ingentes deseos de llevarlo a un hospital a la incubadora, se lo propone a la señora, la señora rechaza la propuesta y se lo prohíbe argumentando ¡ has venido para abortar , haberlo pensado antes! , Zoraida llora mirando como su hijo se muere, ante la impotencia de no poder criarlo, acaricia llorando sus manitas, su cuerpo , su carita. Una vez muerto el niño, la señora lo coge, lo hace desaparecer sin que Zoraida sepa donde, por más que le ruega que le diga a donde lo va a llevar.

Asegurada la señora de que Zoraida no tiene hemorragias, le dice que cuándo élla lo desee se puede ir a su casa, Zoraida decide permanecer en ese hogar hasta la fecha que le había dicho a su madre que regresaría. Llegada la data, regresa a su hogar, fingiendo una inmensa alegría, y sintiendo inmensa pena dentro de su corazón, por su hijo que ella quería, y que se vió obligada por su novio a hacerlo morir.

Pese a todo, sigue Zoraida su vida y también su relación con el padre de su abortado hijo.

Pasado un tiempo, su novio rompe las relaciones con ella, Zoraida que se siente engañada , utilizada y destrozada por completo , se casa con un amigo suyo drogadicto, pasando a drogarse ella también. Su hogar suele estar siempre desordenado y sucio, viviendo una estadía que no deseaba ni desea , pero si la abraza, para así destrozar su cuerpo, que de nuevo ella rechaza.

Sus hermanas, casadas y con hijos, trabajando fuera del hogar y en el de ellas propio, no pueden ayudarle, su madre enferma de suma gravedad al detectársele cáncer de mama, aún así , en su enfermedad, le va a echar una mano a su hogar, así como darle dinero para comprar alimentos, y pagar el alquiler del hogar en el que residen.

Zoraida da a luz a un niño en el hospital, se desatiende Zoraida totalmente de él , lo acoge su madre, lo va criando con suma dificultad y cariño , es para Blanca ese nieto, el hijo varón que tanto deseaban ella y su recordado amado marido, y que nunca lo concibieron. Teniendo ya su cita para ser operada del cáncer de mama, la cancela para ir criando a su nieto, sabiendo muy bien que su vida está en muy sumo peligro, mas, no le importa, sólo le importa ir criando al niño hasta que Dios se lo permita. Lo cuida durante dos años. Fallece Blanca de su dolencia, pasando el niño a ser criado por la cuarta hermana de Zoraida , que no lograba quedarse embarazada en su feliz matrimonio , y con el hijo de su hermana Zoraida, se forja su tan ansiada ilusión de ser madre. Falleciendo un año después Zoraida y su marido, en el hogar de ambos de una sobredosis de cocaína.

Al fin Zoraida se libera de su vida, en su corazón siempre rechazada desde el momento en que al mirarse al espejo , se dio cuenta de la gran diferencia que había entre ella y sus hermanas, por la falta de uno de sus hermosos ojos.

AUTORA : Ana Arias Saavedra