Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel


 

BENITO PÉREZ GALDÓS ( 1843 -1920 )
Escritor Español

BIOGRAFÍA

Nace en el año 1843. En sus obras, sin embargo, no aparecerá reflejada ni su tierra natal ni su infancia en la isla. De esa época sólo conservará su afición al dibujo y al piano, y la experiencia que le proporcionaron sus primeras colaboraciones en los más populares periódicos de la isla.

Instalado en Madrid desde los diecinueve años dedicará su vida a observar y a aprender, a recrear ese Madrid que él refleja en sus páginas, una auténtica población de casi 8 000 imperecederos personajes.

Estudia la carrera de Derecho sin vocación: los largos paseos por el Prado, la Puerta del Sol, las tertulias en el Ateneo o en el Café Europeo, el contacto con las gentes y el teatro le atraen mucho más.

Desecha sus primeros dramas, colabora en La Nación e incluso se inicia en la política como corresponsal de Las Corres. Pero su rumbo literario habría de cambiar con el primer viaje a Paris: descubre a Balzac, e impresionado por su técnica novelística, hace acopio de material y en 1870 publica su primera novela histórica, La Fontana de Oro.

Al año siguiente emprende la ingente tarea de preparar los Episodios Nacionales; la polifacética vida que hasta entonces había llevado queda relegada: en 1873, Galdós comienza a escribir sin descanso y, con ello, nace el novelista genial. Estas amenas y breves novelas están organizadas en cuatro señes.

En ellas se narra un siglo de la historia de España, desde la batalla de Trafalgar hasta el Gobierno de Cánovas. Su espontaneidad, sencillez y ternura son tangibles. Y los seres vivos creados, con ese lenguaje tan familiar como expresivo que les caracteriza, convierten a Galdós, según palabras de Sainz de Robles, en «el portavoz de las aspiraciones de la raza humana.

Cuando diez años más tarde sale de nuevo a la calle todo ha cambiado, y él también: ha terminado los veinte primeros tomos de los Episodios Nacionales entre ellos Trafalgar y Bailén y publicado siete de sus primeras novelas Doña Perfecta, Gloria, Marianela, que plantean ciertos conflictos ideológicos entre los españoles.

Consagrado ya su valor literario, se dedica entonces a viajar por toda Europa, sobre todo Inglaterra e Italia. Recorre capitales y museos como observador infatigable, pero su espíritu puramente español, madrileñista, se aviva cada vez más. En 1884 publica Tormento y La de Bringas, y al año siguiente conoce Portugal con José María de Pereda, amigo suyo.

Por sus ideas progresistas es elegido diputado por las Antillas en las Cortes del 86; tambien escribe alguna de las novelas que él mismo denominó contemporáneas. Así, en Fortunata y Jacinta, Miau y Realidad, entre otras, Galdós presenta el Madrid de la época y su ambiente, una sociedad en la que las referencias al desarrollo político son exactas. Nazarin, 1895, y Misericordia, 1897, denotan, por otro lado, cierta preocupación por los temas espirituales.

La pasión que desde joven sintió por el teatro y su amistad con la actriz María Guerrero y su compañía, le impulsarán en 1892 a realizar una adaptación para la escena de su novela Realidad. El éxito de la representación le anima a adaptar otras novelas dialogadas como La loca de la casa, Doña Perfecta o El abuelo, que aportan nuevas fórmulas al teatro convencional; pero los aplausos más ardientes serían para una obra concebida y escrita especialmente para las tablas, Electra, 1901, cuyo planteamiento del liberalismo clerical levantó grandes polémicas.

Con todo ello su fama en España es cada vez más sólida y sus obras se empiezan a traducir en el extranjero. En 1879 lee el discurso de entrada en la Real Academia Española, La sociedad presente como materia novelable, que puede considerarse la máxima del realismo literario.

Su inclusión en la candidatura republicana a principios de siglo despierta nuevos rencores políticos, que impiden se le otorgue el premio Nobel en 1905 y que fracasen intentos de erigirle monumentos en España.

Muere, en la oscuridad física que también alcanza a su obra, menospreciada por la crítica de su época el 4 de enero de 1920, en Madrid.

Tras varios años después de su muerte consigue que sus personajes obtuviesen la merecida gloria que hoy ostentan incluso desde el celuloide, en el que muchos de ellos han sido inmortalizados.

 

 

Poemas y Relatos