Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel


 

CASAS , BARTOLOMÉ DE LAS (1474-1566)
Español

BIOGRAFÍA

 


Sacerdote dominico, cronista, teólogo, obispo de Chiapas en México y gran defensor de los indígenas americanos, considerado el apóstol de las Indias,

Nació en Sevilla en 1474 Su padre, Pedro de las Casas, mercader de profesión, nació en Tarifa y era de linaje converso; su madre, Isabel de Sosa, descendía de cristianos viejos.

A la edad de 19 años pudo contemplar, el 31 de marzo de 1493, el regreso a Sevilla de Cristóbal Colón que acababa de descubrir América, "con gran alarde de indígenas, loros y papagayos".

Meses despues se hicieron los preparativos para el segundo viaje del almirante y tanto el padre de Bartolomé como uno de sus tíos, Francisco de Peñalosa, se embarcaron en la segunda expedición, de carácter poblador, que partió para América el 25 septiembre de ese año.

Entre tanto, Las Casas, que había iniciado los estudios primarios en la escuela catedralicia situada en el colegio de San Miguel, tuvo una breve experiencia bélica como soldado en las milicias concejiles sevillanas, enviadas a combatir en 1497 la primera sublevación de los moriscos granadinos.

De regreso a Sevilla adquirió sólidos conocimientos de latín en la academia catedralicia dirigida por el célebre Antonio de Nebrija. Al regresar su padre de las Indias en 1499, le trajo como regalo un indio taíno, que permanecería con él hasta que le fue incautado a mediados de 1500, por decreto de Isabel La Católica que ordenaba devolver a sus tierras de origen a todos los indígenas que los conquistadores habían traído consigo (Real Cédula del 20 de Julio de 1500).

A principios de 1502, Bartolomé de Las Casas se embarcó para las Indias junto a su padre y su tío, en la flota del nuevo gobernador Nicolás de Ovando. Con 28 años había realizado estudios religiosos pero aún no se había ordenado sacerdote.

Le movía un ideal de extensión evangélica, junto a la sed de aventuras, afán de riquezas y experiencias nuevas propias de un espíritu inquieto. Desde su llegada a La Española (hoy República Dominicana y Haití) el 15 de abril de 1502, actuó como un colono más, ya que fue minero y encomendero y participó en la represión de las insurrecciones de los indígenas de las regiones de Jaraguá y del Higüey.

A finales de 1506 regresa a Sevilla y continua su viaje hacia Roma, donde completa su preparación humanística y religiosa recibiendo el subdiaconado y el diaconado.

De regreso a la Española en 1508, el almirante Diego Colón le concede una excelente heredad con repartimiento de indígenas cerca de su corte, en La Concepción, donde empezó a evangelizar como doctrinero.

Por entonces Las Casas debió recibir el presbiterado de manos del obispo de Puerto Rico, D. Alonso Manso, y se suele afirmar que fue el primer sacerdote ordenado en el Nuevo Mundo. Allí tuvo ocasión de escuchar las protestas de los dominicos fray Pedro de Córdoba y Antonio de Montesinos, que denunciaban el maltrato infligido a los indígenas, situación que condujo a ambos frailes a viajar a España para defenderlos, logrando con sus gestiones favorecer la revisión y moderación de las Ordenanzas de Burgos sobre el trabajo de los indígenas, fechadas en Valladolid el 26 de julio de 1513.

Las Casas pasó a Cuba en 1513 como capellán y consejero de Pánfilo de Narváez, que había emprendido junto a Diego Velázquez la conquista y población de la isla. Las Casas se separó de él muy pronto, disgustado por el suplicio de los indígenas Hatuey y la matanza de Caonao.

El 19 de mayo de 1520, Carlos I firma en La Coruña la "Capitulación para poblar la costa de Paria concedida a su capellán Bartolomé de Las Casas", mediante la cual se comprometía a colonizar y evangelizar una franja de costa de
300 leguas desde Paria en Venezuela hasta Santa Marta en Colombia y a fundar tres ciudades con privilegios para sus pobladores sin excluir el tráfico de otros españoles.

En esa capitulación se declaró la libertad personal de los indígenas. Las Casas zarpó de Sevilla en diciembre de 1520, pasando a Puerto Rico en enero de 1521 y luego a Santo Domingo. Allí tuvo conocimiento de los sucesos acaecidos en Cumaná, en el oriente venezolano, donde los indígenas habían destruido dos misiones y habían dado muerte a religiosos y españoles en venganza por una expedición esclavista realizada en septiembre del año anterior.

Regresó a La Española sin realizar su misión. No obstante, los años y los fracasos, lejos de desmoralizar a Las Casas, le fortalecieron en sus creencias y lo llevaron a posiciones cada vez más radicales.

Sostenía la ilegitimidad de toda forma de violencia en la relación con los indígenas, y comenzó a predicar la obligatoriedad moral de devolver a los indígenas todo lo que se les había arrebatado. Esto lo convirtió en una grave amenaza para las autoridades españolas comprometidas en la explotación de los indígenas.

En 1534, Las Casas partió al Perú con el propósito de trabajar en defensa de los indígenas y de fortalecer las actividades de su orden, pero la nave fue arrojada a las costas de Nicaragua. Desde allí dirigió una extensa carta al Emperador y al Consejo de Indias para exponer su situación y enjuiciar los títulos de dominio español sobre el Nuevo Mundo.

Consagrado obispo en la capilla del convento de San Pablo en Sevilla, partió en julio de 1544 con más de 40 jóvenes dominicos. En Ciudad Real de Chiapas redactó entonces los doce puntos de su Confesionario, que publicaría más tarde con el título de Avisos y reglas de confesores, en los que prohibía a los sacerdotes absolver a quienes poseyeran encomiendas, disposición que provocó reacciones muy adversas.

Las ideas de Las Casas contienen los principios básicos de la moderna misionología reafirmada por el Concilio Vaticano II. Por otra parte, tanto los escritos de Francisco de Vitoria y la Escuela de Salamanca, basados en la doctrina lascasiana, que negaban el derecho de conquista sobre tierras cuyos legítimos y originales poseedores eran los aborígenes americanos (Relectio De Indis, 1539), como las propias denuncias formuladas por Las Casas, especialmente en la Brevísima relación de la Destrucción de las Indias, dieron argumentos a los impulsores de la Leyenda Negra española.

Esta constituye una singular deformación histórica que critica duramente los procedimientos empleados por los españoles y, en general, la política de España durante la conquista y la colonización de América.

Muere en Madrid en 1566.

 

 

Poemas y Relatos